Carta a Lina, en sus 2 vueltas al sol.

Rosa de mi jardín, caramelo de mi dulcera. Osa de mi galaxia.

Siento que tomé una siesta un poco larga, y cuando me desperté, ya tenías 2 años. Y una hermana menor.

Últimamente me incomoda decirte ¨la del medio¨, o mi ¨segunda hija¨, porque eres tanto más que eso. Eres Lina.

Quisiera guardar tus chillidos en una cajita, para que los uses cuando los necesites para defender tu libertad, su visión, tus sueños, tu luz, vuelvas a gritar con esa fuerza interior.

Quisiera yo gritarte de vuelta, tan fuerte como me gritas, lo he intentado, te lo juro, pero no me sale, ya olvidé gritar así. No me atreví, no permitas que yo calle tu voz. Lo que quisiera gritarte, y que te quede vibrando el tímpano es que ¡eres amada, estas segura y eres merecedora!

Quisiera guardarte unos bocados de tu plato, para que siempre ames comer como lo haces hoy. Para que nutras tu cuerpo de carcajadas y ames tu propia piel.

Quisiera empacar esos besitos que le das a Nico y a tu hermana, para que como dice Nico ¨aún cuando no me veas, yo te amo¨.

Quisiera guardarte las miradas que intercambias con papá. Para que busques un cómplice para crear tu familia.

Quisiera enmarcar tu mano acariciando mi piel.

Hoy quiero agradecerte por cumplir 2 años, hoy 2 de Setiembre 2019, me despertaste del sueño.

Desde los últimos meses contigo en mi vientre, venías tejiendo la hamaca donde me mecería contigo. Una hamaca hecha de hilos de presencia, donde no soy mi trabajo, ni lo que hago o dejo de hacer, ¡sólo soy!

Hoy siento que he finalizado mi postparto, el tuyo. Al mismo tiempo que se siente cómodo despedir el postparto de tu hermana.

Hoy tengo claro, que exactamente así era como debía ser, en 2 años, 2 niñas, mujeres. Hoy somos 3: es como si juntas fuéramos el pasado, el presente y futuro.

Parece que como ya los sabías todo, y que la visita inesperada pero añorada de tu hermana, la venías anticipando con tu independencia y ternura. Con tu alegría y balance. Con tu paz y fuerza.

¡Yo te llevo dentro! Hasta la raíz.

En tus dos vueltas al sol, mamá ha dado 2 vueltas más a tu linaje, sacudiendo, honrando, limpiando, amando, agradeciendo, embelleciendo.

¡Eres libre de mis historias! ¡Eres la protagonista de tus propias historias!

Amada mía…. miauuuu!

 

 

Top